Amparo de la ADC por discriminación en la selección de fiscales

La ADC patrocina a Marisa Tarantino en un amparo, con pedido de medida cautelar, para evitar que el próximo 16 de abril el Senado apruebe definitivamente el nombramiento de, por lo menos, tres fiscales que quedaron posicionados muy por debajo de ella en los concursos para Fiscal de Instrucción. Se reclama hacer públicas las razones de la sistemática exclusión de Tarantino, quien colabora con el fiscal Carlos Rívolo en varias causas sensibles al gobierno.


(Buenos Aires, 17 de marzo de 2015) – La acción de amparo iniciada por la Secretaria de la Fiscalía Federal No. 2 Marisa Tarantino, con el patrocinio de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), se fundamenta en la excesiva y sospechosa discrecionalidad mediante la cual el Poder Ejecutivo de la Nación (PEN) postergó sistemáticamente su nombramiento como Fiscal de Instrucción, pese a obtener mejores calificaciones que varios de los candidatos propuestos por el Poder Ejecutivo.

El amparo busca que, en casos excepcionales como éste, el Poder Ejecutivo esté obligado a explicar las razones detrás del súbito cambio de criterio para la elección de un candidato dentro de un mismo concurso. La ADC sostiene que, si bien es razonable reconocerle un margen de discrecionalidad al Ejecutivo para la selección final de los candidatos, el candidato postergado tiene derecho a que el poder público explique las razones de por qué prefiere a personas con menos conocimientos y antecedentes, y peor carrera judicial. Esto se fundamenta en que el PEN la descartó varias veces seguidas, pese a que para el llenado de tres vacantes era la mejor posicionada, siendo que para cubrir las vacantes anteriores dentro del mismo concurso, se siguió siempre el método de elegir al mejor posicionado. Este procedimiento de selección del candidato mejor posicionado fue abandonado justamente para cubrir el cargo que le hubiese correspondido a Marisa Tarantino, pero se retomó para las vacantes subsiguientes.

La medida cautelar, solicitada junto con el amparo, fue rechazada el pasado 12 de marzo por el por el Juez de 1ª Instancia Enrique Lavié Pico, titular del Juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº 6, al resolver en la causa “Tarantino, Marisa c/ Estado nacional – Presidencia de la Nación s/amparo”. En dicha decisión se consagró la absoluta discrecionalidad del Ejecutivo en esta área. La decisión fue apelada por la ADC y el caso será resuelto por la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo.

El vicepresidente de la ADC Alejandro Carrió, sostuvo que “la potestad de abusar del sistema de ternas para sistemáticamente dejar sin chance a quien ha demostrado ser el mejor concursante debe, en el sistema republicano, quedar sometido a algún control judicial. Si no es así, el candidato postergado podrá suponer que integra una suerte de “lista negra” y que, por más veces que concurse, no logrará nunca ascender. Marisa Tarantino es la Secretaria de la Fiscalía Federal del Dr. Rívolo, y todo indica que la están castigando por esa razón.”

Antecedentes

Marisa Tarantino es Secretaria de la Fiscalía Federal Nro 2 de Carlos Rívolo desde hace 11 años. Tiene 23 años de carrera en el Ministerio Público. Es abogada, especialista en administración de justicia y fue docente universitaria, escribió diversos artículos y expuso en cursos y seminarios sobre distintos temas. Fue fiscal subrogante en las audiencias públicas del juicio por la apropiación de Juan Cabandié. Como colaboradora de Rívolo desde hace 18 años, Tarantino intervino en varias investigaciones, entre ellas, la causa “Ciccone”.

Cuando en 2012 comenzó a trabajar en el caso Ciccone, Tarantino ya se encontraba concursando para ser Fiscal de Instrucción y había dado el segundo mejor examen del concurso entre más de 70 participantes. Recién en septiembre de 2014 la Procuración General de la Nación envió las ternas del concurso Nro. 71, y Marisa Tarantino integraba cinco de las seis ternas enviadas. De acuerdo a su ubicación en el orden de mérito del concurso, ella ocupaba el primer lugar en tres de esas cinco ternas y conservaba la mayor distancia de puntaje con respecto a los candidatos que seguían en el orden, ya que dos de los que habían participado originalmente y que habían quedado por detrás de su posición, renunciaron al concurso tras haber sido nombrados jueces federales: Sebastián Ramos y Alicia Vence. Sus renuncias provocaron que quienes habían quedado en posiciones muy inferiores y sin chances de integrar ninguna terna, pudieran subir dos lugares y pasar a estar entre las opciones de elección del Ejecutivo.

El 12 de diciembre de 2014 el Poder Ejecutivo eligió a los candidatos. En las tres primeras ternas decidió optar por los mejores, es decir, por aquellos que estaban en primer lugar. Pero cuando le tocaba el turno a Tarantino sorpresivamente cambió de criterio y la eludió en esta terna y en todas las siguientes, eligiendo a los candidatos que estaban cinco y seis lugares por debajo de ella en el orden de mérito original, y que habían logrado subir gracias a las renuncias de Ramos y Vence, producto de la extraordinaria demora que sufrió el trámite del concurso (casi 6 años).

La selección de los candidatos de una terna es una facultad discrecional del PEN, en eso se ampara para poder remitir los pliegos de aquellos que han sido bien apadrinados, y también para rechazar a los candidatos que resultan políticamente incorrectos o que “no hicieron bien los deberes”.